Cuando una aplicación Web que has desarrollado para un cliente está funcionando en producción de forma correcta, cualquier cambio o modificación sobre infraestructura del servidor te hará temblar porque sabes que de alguna forma algo ocurrirá y por